• Andrea Nadir Orazi

El Observatorio del Arte Interior

Encontrar el equilibrio utilizando el arte como medio, es una forma completamente nueva de observar los problemas personales, en la que arte no sólo es un médium, sino unas “gafas de sol”, que evitan que te cieguen tus emociones, tus juicios o prejuicios hacia un problema, los bloqueos o una situación desagradable, de tu pasado o presente.

Han pasado ya 12 años desde que me embarqué en este camino solitario hacia mi interior, utilizando el arte como medio. Es el momento de observar los extraordinarios resultados que esta técnica me ha permitido generar dentro de mí en este tiempo. En los últimos años también he utilizado esta técnica con personas que han confiado en mi arte, solicitando una pintura alquímica del alma o, más recientemente los "Retratos de Medicina".

El hilo rojo que combina mi experiencia con la Técnica OAI y la de todas las personas que han participado en este maravilloso proyecto conmigo, han sido las experiencias intensas, que a través de la simple observación y contemplación, han creado un espacio tranquilo para los usuarios y los temas que han emergido en cada una de las obras a través del observatorio del arte interior.

las Pinturas Alquímicas, se preparan usando el agua como medio. Para ello se emplea una mezcla de aguas recogidas a lo largo de los últimos 12 años en diversos lugares que yo llamaría "sagrados". Tras hacer el análisis del tema nativo del solicitante se calibra una mezcla bien calibrada de las aguas y se preparan a lo largo de un período que va desde 28 días hasta 3 meses; (depende de las circunstancias, y las coincidencias planetarias y lunares). Una vez preparada el agua, se acomete la parte cromática, de una manera completamente natural, para que el agua misma pinte la lámina de algodón, que luego se “cocina” sobre un fuego. Una vez que las manchas de color están bien secas, reviso los contornos de las imágenes que veo entre las manchas de color, en un estado meditativo; (es en esta etapa que por lo general recibo información o ideas, sobre ciertos aspectos energéticos de la persona que encargó la pintura).

Cuando la pintura alquímica esté terminada, depende del cliente seguir las instrucciones dadas para entrar cada vez más con su propia pintura alquímica del alma. De esta manera podrá permitirle descubrir las luces y sombras de su ser, trayéndolas a la superficie y esculpiendo su energía con el fin de crear armonía dentro y alrededor de sí mismo. A veces para describir el trabajo "enérgico" de este instrumento me refiero a la metáfora de los espejos, que sólo puede mostrarnos la verdad, porque el agua no puede mentirnos y generalmente nos indica las partes brillantes de nuestro ser, y a veces las grietas que no queremos observar. Definitivamente no es un proceso fácil de vivir, pero definitivamente es un viaje que nos lleva muy lejos ya que comenzamos a seguir el flujo de agua.

Este tipo de flujo de energía que crea la pintura alquímica del alma podría definirse como fluido, exactamente como el elemento que lo crea, pero transformador como el fuego que permitió que las manchas de color se fijaran en la hoja de algodón.


A la izquierda, se puede ver un ejemplo de una pintura alquímica del alma.

Lo que he visto es que este tipo de pintura funciona en general, sobre el complejo energético del cliente, precisamente porque es el conjunto de energías astronómicas lo que lo compone. A menudo de este tipo de trabajo emergen talentos ocultos o conocidos, a veces aliados en el mundo de los antepasados o animales de poder, o amigos en el mundo de los espíritus. A menudo también emerge lo que yo llamo la chispa divina, esa parte que hay en todo ser viviente que lo hace inconfundible y único. A través de esta búsqueda de destellos también es posible comprender o más bien vislumbrar, el camino o la misión que nuestra alma ha decidido emprender en su encarnación actual.

Ejemplo de pintura alquímica del alma a la derecha


De este tipo de experiencia pictórica y meditativa, no sólo emerge una parte de nosotros difícil de observar, sino también una relación completamente nueva a través de la que expresar nuestra energía, moviendo así nuestros pasos con confianza entre los colores de nuestra alma.

Con el tiempo también he experimentado con la pintura al óleo un enfoque meditativo, a través de una constante investigación y práctica con la “magia olímpica”, más conocida por el término de magia planetaria. Se trata de un tipo de investigación esotérica, cabalística y alquímica, interna y externa que usa alegorías, metáforas y la expresión de fuerzas planetarias. Este proyecto artístico nace del deseo de investigación sobre el tema, nacido de la lectura de los textos de Agripa y de la práctica mágica contenida en estos volúmenes. Después de largos años de meditación y preparación personal surgieron las pinturas planetarias que cambiaron drásticamente la forma en que la que pinto, y la manera de ver los planetas, ya no como cuerpos celestes simples sino como seres cósmicos, poseedores de su propia conciencia y energía, divididos por la inteligencia, es decir, el concepto abstracto del espíritu planetario. Este espíritu planetario sería la parte más material del alma del planeta y sus correspondencias cabalistas, representando la manifestación espiritual de las fuerzas que se esconden detrás de cada planeta.


A la izquierda se puede observar el espíritu planetario de Mercurio

Este deseo de explorar dentro de mí estas energías me ha reportado un profundo conocimiento de mí mismo y de mis características, como persona o, más bien, como alma en un camino con un propósito bien definido.




A la derecha se puede observar el espíritu planetario de la Luna


Cuando alguien me pregunta qué me impulsó a empezar a tomar el difícil trabajo del artista, siempre respondo, que no fui ya quien lo eligió, sino que el arte me eligió a mi, porque sin esta forma de oración probablemente ya no estaría aquí. Habría ido hasta ese lejano 26 de octubre de 2008, día aparentemente negativo en el que encontré la fuerza y la voluntad de caminar por el camino que me había puesto durante mucho tiempo pero que hasta ese momento no había tenido el valor de emprender.

15 visualizzazioni0 commenti

Post recenti

Mostra tutti