• Andrea Nadir Orazi

El oráculo y el culto ctonio-apollineo

un articulo de Hasan Andrea Abou Saida


γνῶθι σαυτόν, o "Conócete a ti mismo: este era la máxima escrita en el frontón del templo de Apolo en Delfos, una advertencia a todos los que entraban en el templo sagrado en busca de las respuestas del oráculo.

La fundación de la ciudad y su oráculo tuvo lugar en tiempos antiquísimos, mucho antes de lo que los autores griegos nos han dicho en sus escritos. Allí estaba el complejo sagrado vinculado al Santuario del dios solar Apolo, donde durante siglos el oráculo fue venerado y consultado no sólo por los griegos, sino también por muchos otros pueblos. Pero mucho antes del culto de Apolo, alrededor del siglo XVI a.C. durante la Edad del Bronce Micénica, Delfos se dedicó originalmente a la adoración de la diosa terrenal, la diosa Gea o Gaia, progenitora de los Titanes y los Olímpicos. El nombre Delphi de hecho proviene de la misma raíz de δελφύς, "vientre", lo que indica la veneración arcaica de Gaia en el lugar [1]. Fueron sus oráculos los que llevaron el ascenso de Zeus a su trono.

Las sacerdotisas de la Madre Tierra, de hecho, profetizaron sus primeras respuestas en una cueva del monte Parnaso, cuyo nombre pre-helénico, originalmente llamado Parnašša, derivado del hittita y el luvico parna que significa "hogar", "morada" [2]. Los griegos consideraban la montaña y la propia ciudad de Delfos como el centro del mundo y del Universo, la sede del Omphalos o ombligo del mundo, una piedra en forma de huevo que se encontraba en la parte más interna del Santuario en tiempos antiguos. Los omphalos, piedras arrojadas por el titán Kronos, fueron colocados por Zeus en los valles subyugados por el Parnaso, como señales para el futuro, prodigios para los hombres mortales. En una antigua leyenda, se dice que dos águilas (o dos cisnes), que salieran de los confines de la tierra y se dirigían hacia su centro, se habían encontrado precisamente allí, en el divino Delfos, el centro de la conjunción entre las energías terrenales y celestiales de la Antigua Grecia. Según los historiadores, dos águilas de oro fueron dispuestas a sus lados en memoria de la hazaña lograda por las dos aves rapaces [3]. Enrollada alrededor del Omphalos délfico, está la serpiente Pitón, guardiana del útero del que es manifestación totémica. Según el propio Homero, el nombre del oráculo era Pytho, del griego antiguo Πυθώ, la Pythia, la encarnación de la Pitón, la enemiga ctónica que fue asesinada por el dios Apolo en una misión de venganza y conquista del santuario [4].


En una de las leyendas griegas más famosas, se lee cómo Apolo, poco después de nacer de su madre Latona en la isla de Delo, partió hacia el monte Parnaso donde vivía Pitón. El dios se arrojó contra la serpiente dragón, la hija de Gea, matándola con flechas, apropiándose finalmente de la sede oracular dedicada a la Tierra. Debido a este ultraje, Gea demandó ayuda a Zeus, quien ordenó a Apolo ir a purificarse a Tempe y establecer en Delfos los llamados juegos "Píticos" en honor a la Sagrada Pitón. Tras purificarse, Apolo fue junto al dios Pan, de quien obtuvo los secretos del arte adivinatorio, obligando a la sacerdotisa de la Madre Tierra, llamada Pitia o Pitonisa, a servirle. Debido a su hazaña, el dios se ganó el apodo de pitio, convirtiéndose en "Apolo Pizio o Pítico" [5].

Pero las fuentes más antiguas, como los himnos de Homero a Apolo y algunas representaciones artísticas, también mencionan una serpiente hembra (drakaina), Delfina (Δελφινης), guardiana del oráculo y de cuyo nombre se derivaría Delphi/Delfo. La apariencia y los atributos de esta serpiente están confundidos, tal vez deliberadamente, con los de Equidna, una hermosa mujer con una cola de serpiente, hija de Ceto y Forcio, y hermana de Ladone. Homero también relata que cerca de la dragona vivía el dragón Tifón, hijo de Hera, que, para despechar a Zeus que había concebido a Atenea de su cabeza, decidió a su vez concebir un niño sin ayuda masculina. Tifón, una criatura monstruosa, fue confiado por la diosa a la dragona. Apolo finalmente mató a la Serpiente Delfina y dejó pudrirse su cadáver bajo los rayos del sol, en el lugar que fue llamado por ello Pito, del verbo griego pythin, "pudrirse" [6].

La figura de la serpiente Pitón, deriva, por tanto, de la más arcaica de Delfina, tomando de ella algunos atributos: en primer lugar, el papel de guardiana del oráculo. Un papel que en las representaciones más antiguas conserva junto con Apolo mientras que en las posteriores se convierte en la oponente derrotada y asesinada.

En su nacimiento, por lo tanto, la sede oracular fue originalmente dedicada a la diosa Gea, y, después de ella, fue la titán Temis, su hija, diosa de la Justicia y el Orden, quien lo poseía. Según la Teogonía, la unión de Themis con Zeus dio lugar a las Horas y las Moiras, las tejedoras de la vida de los hombres y el Destino. El significado del nombre Temis es "inamovible", razón por la cual tal vez ha sido identificada como la encarnación del orden legal y la justicia eterna. Ovidio, en el mito de Deucalión y Pirra, habla de la oscura respuesta que la diosa dio a los dos jóvenes recién casados, pronunciando estas enigmáticas palabras: "Sal del templo y tira por encima de tus hombros los huesos de la Gran Madre". Sólo más tarde se dieron cuenta de que la Gran Madre era Gea, y lanzando piedras detrás de sus hombros repoblaron la Tierra: las piedras lanzadas por Deucalión se convirtieron en hombres, las lanzadas por Pirra, mujeres [7].

Y en la tercera ronda del destino, por voluntad de Themis y sin ningún conflicto, fue otro titán, su hermana Febe, esposa del ceo y madre de Latona y Ateria, quien se estableció en Delfos. Hesiodo en Teogonía describe a la Titán con los apelativos “Febe de la corona de oro” y “Brillante”, recordando su función como la diosa titánica de la profecía y el intelecto oracular [8].

Finalmente, fue esta última quien ofreció el oráculo, como regalo de nacimiento, a su nieto, Phoîbos Apóllōn,o "Febo Apolo". La gemela de Apolo, la diosa lunar Artemisa, también fue conocido como Phoebe.

Con las invasión progresiva de los pueblos indoeuropeos, tribus de pastores y cazadores, incluyendo los Iones y los Eolias primero y más tarde los Aqueos y los Dorios en el siglo XII-XI a.C., las deidades masculinas olímpicas fueron remplazando e integrándose con las titánicas deidades femeninas de los pueblos pelágicos pre-helénicos en toda la antigua Grecia [9]. Los pre-helénicos, adoradores de la Gran Madre y dedicados a la adoración de los Titanes, absorbieron el linaje jónico que profesaban el culto de los dioses del Olimpo, como Zeus, Hades, Poseidón y especialmente Apolo.

Este cambio gradual también se evidencia en los hallazgos arqueológicos encontrados en el santuario de Delfos: las estatuillas votivas del sexo femenino fueron reemplazadas progresivamente entre los siglos XI y IX a.C. por otras masculinas de análogas características [10].

De orígenes antiguos, el culto del dios Apolo fue uno de los más famosos y extendidos a lo largo de la antigua Grecia y la cuenca mediterránea. Según fuentes históricas griegas, el dios Apolo emigró de Licia, una región de Anatolia, junto con su madre Latona. Sus características peculiares, de hecho, como la apariencia andrógina, la inefabilidad, la aparición del cazador de dioses, pastor y rastreador de lobos (de ahí el epíteto "Apolo Liceo"), las cualidades de dios ambiguo o transversal (con el epíteto "Apollo Lossia o Apollo Loxias", el oscuro), junto con ser el dios de la pestilencia, la curación y la profecía, derivan de la cultura semítica. De hecho, había un importante dios de Anatolia, conocido como Aplu, un dios terrible, vinculado a la enfermedad, pero también a la curación, un arquero poderoso, protector de la caza y los animales salvajes. Además, muchos cultos anatolios estaban vinculados a profecías y a sacerdotisas (o incluso sacerdotes) que caían en un trance místico para profetizar, al igual que las sacerdotisas de Apolo en Delfos. El dios etrusco del sol y la adivinación, el equivalente itálico del Apolo, se llamaba Aplu o Apulu, recordando al arcaico dios solar de Anatolia. Apolo nos da la confirmación de este origen, partiendo de la ciudad asiática y anatólica de Troya, durante la famosa guerra descrita en la Ilíada.

Otras referencias en la edad arcaica atestiguan las probables conexiones entre el dios Apolo y el período micénico. En la religión minoana había una dama animal, conectada a Artemis-Diana, o incluso a Britomarti/Diktynna, un nombre minoico, que presumiblemente debería haber tenido un doble masculino, Apolo. Además, los sacerdotes de Apolo en Delfos se llamaban a sí mismos Labryaden, un nombre que a su vez se refiere al hacha doble y el laberinto, símbolos muy importantes para la religión cretense. El dios Apolo clásico, por lo tanto, sería el resultado de una fusión entre el dios de Anatolia y los elementos religiosos pre-helénicos [11].

En los siglos XII – IX a.C., con un culto apolíneo ya plenamente formado, se construyó el templo de Apolo en piedra, en el que la casta sacerdotal femenina, y en particular la Pitia, reflejaba en sí el equilibrio entre el culto nuevo y el antiguo, simbolizando la energía ctónica-lunar en unión con la energía apolínea-solar [12].

La Pitia, una vez llegada a la cripta bajo el templo llamada ádyton (ἄδυτον) da sus respuestas sentada en un trípode, inhalando vapores tóxicos que provenían de las grietas del suelo, símbolo de la energía terrestre, y al mismo tiempo hojas de laurel masticadas, de propiedades alucinógenas, símbolo de energía solar, llevándola a un estado de trance. Al observar el agua en un platillo descansando sobre su mano izquierda (el lado femenino lunar) y sosteniendo una rama de hojas de laurel en su mano derecha (el lado masculino solar), la sacerdotisa veía la respuesta y, con la voz del dios Apolo, profetizaba al visitante que lo había solicitado.

El papel de los Pitia era agotador y para esta tarea se escogía una sacerdotisa elegida dentro de la casta del santuario y que, además de ser originaria de Delfos, tenía que venir de una familia aristocrática. Además, la Pitia siempre tuvo que ser una mujer muy educada, al menos en tiempos antiguos: debía tener conocimientos de historia y literatura, filosofía y geografía y mostrar una buena actitud hacia las artes gráficas y musicales. La Pitia, en la edad arcaica, pronunciaba oráculos en versos nativos (pentámetros o hexámeros) y en dialecto jónico.

Convertirse en Pitia era un puesto muy codiciado para las mujeres de Delfos, porque garantizaba una serie de privilegios: recibía un salario importante, no tenía que pagar impuestos y podía poseer propiedad privada y participar en eventos y fiestas públicas, aspectos todos de la vida de los que las mujeres griegas de la época eran generalmente excluidas. Sus vidas, sin embargo, eran muy cortas y las sacerdotisas a menudo morían jóvenes, debido al trabajo constante con la energía apolínea, una energía solar demasiado intensa que inexorablemente te consume [13].

De la investigación energética realizada sobre una vida precedente en la que se vio como oráculo del santuario en Delfos en el siglo VI. a.C., durante el proyecto de investigación sobre vidas pasadas en colaboración con Andrea Nadir Orazi, se concluyó que todas las sacerdotisas de Apolo buscaban un estado interior particular llamado "Abrazo del Sol", una práctica iniciática energética que llevaba a nivel físico a la sacerdotisa a la auto combustión. En el nivel sutil se lograría así el objetivo de la unión de esta con el corazón de Apolo. El lograr esta unión, habría sido considerado el honor más alto dado por Apolo y elevaría a la sacerdotisa al rango de semi-divinidad, convirtiéndose en una verdadera "hija de Apolo". En la exploración de esta vida pasada, un grupo de sacerdotisas había llegado a este estado energético particular al mismo tiempo, causando un enorme incendio que destruyó el santuario en el 548 a. C.

El santuario de Delfos, sin embargo, no era el único omphalos en la antigua Grecia donde residía el oráculo. En Dodona, una ciudad situada en el Epiro, había un oráculo dedicado a dos deidades pre-helénicas: Zeus Molossòs o Zeus Naios, el dios del relámpago y rey del Olimpo, y la Diosa Madre, la diosa Dione, la forma femenina del dios Zeus. Originalmente, sin embargo, al igual que Delfos, el sitio estaba dedicado a la diosa Gaia o Rhea. El culto, centrado alrededor del roble sagrado de Zeus, incluía la interpretación por los sacerdotes Selloi del rumor de las hojas del árbol sagrado de Zeus, en una primera fase, mientras que las sacerdotisas porfetizaban de una manera muy similar a lo que sucedió en el santuario de Delfos [14].

Además de Dodona, había otro santuario oracular dedicado a Apolo en Kerameikos, al noroeste de la acrópolis de Atenas.

En 2012, gracias a un equipo arqueológico dirigido por la Dra. Jutta Stroszeck, directora de la excavación de Kerameikos en nombre del Instituto Arqueológico Alemán de Atenas, se encontró el templo oracular más antiguo dedicado a Apolo en Atenas. Un omphalos, descansando sobre una losa de mármol, cubría la entrada al pozo oracular sagrado, situado en el templo de Artemis Soteira y Apolo, donde las sacerdotisas practicaba hidromancía, o arte adivinatorio basado en la observación del agua. Veinte inscripciones también han sido descubiertas cubriendo las paredes del pozo que repiten la misma frase: “ΕΛΘΕ ΜΟΙ Ω ΠΑΙΑΝ ΦΕΡΩΝ ΤΟ ΜΑΝΤEΙΟΝ ΑΛΗΘΕΣ”, que significa "Ven a mí, oh Paean, y trae el verdadero oráculo contigo."

El nombre Paean proviene del griego παιάν (paián), en dialecto jónico παιήων (paiéon) - que significa "el que sana",el antiguo nombre micénico de Apolo [15].

La misma unión entre un culto lunar prehelénico y un culto solar indoeuropeo, está presente en la cueva llamada "Antro de la Sibila" cerca del lago Averno en Cuma, sede oracular de la Sibila Cumana, uno de los cultos sibilinos más importantes del mundo antiguo. El título de Sibila Cumana se otorgó sólo a la suma sacerdotisa del oráculo del dios Apolo y la diosa Hécate o Hera. Según la leyenda y algunos hallazgos arqueológicos descubiertos en el sitio, alrededor del siglo VII. a.C. La divinidad conectada inicialmente con el oráculo era Hera, la gran diosa madre del Olimpo, cuya antigua adoración desciende de la cultura minoica y pelágica. El apodo de Sibila Cumana era Herophile, la amiga de Hera. Además, hay una inscripción en un disco de bronce en el alfabeto calcideso, fechada en la segunda mitad del siglo VII. a.C., que dice la frase: "Hére ouk eai epimanteuesthai", o "Hera, no te permite volver a consultar al oráculo", confirmando la pertenencia del oráculo a esta deidad. Posteriormente, el control del asiento oracular pasó de Hera a Hecate, diosa lunar de las artes mágicas y deidad psicopompa, y finalmente al dios Apolo.

La Sibila, que inicialmente hacía sus oráculos por especies, comenzó a transcribir sus vaticinios en hojas de palma, a través de un estado de trance extático. Al final de la predicción, las hojas eran mezcladas por los vientos provenientes de las cien aberturas del antro, para obtener los vaticinios “Sibilinos” [16].


Hasan Andrea Abou Saida

Traducción de Xoán C. Laxe

[1] Delphi. (29 de mayo de 2020). Wikipedia, La Enciclopedia Libre, https://it.wikipedia.org/wiki/Delfi (última visita 13/06/2020). [2] Parnaso. (10 de abril de 2020). Wikipedia, La Enciclopedia Libre, https://it.wikipedia.org/wiki/Parnaso (última visita 13/06/2020). [3] Delfi, Enciclopedia del Arte Antiguo 1960, Treccani, http://www.treccani.it/encyclopedia/delfi_(Encyclopedia-of'-Art-Ancient) (última visita 13/06/2020). [4] Pizia, Enciclopedia Italiana 1935, Treccani, http://www.treccani.it/enciclopedia/pizia_%28Enciclopedia-Italiana%29/ (última visita 13/06/2020). [5] Apolo. (20 de mayo de 2020). Wikipedia, La Enciclopedia Libre, https://it.wikipedia.org/wiki/Apollo (última visita 13/06/2020). [6] Delfine. (6 de abril de 2020). Wikipedia, La Enciclopedia Libre, https://it.wikipedia.org/wiki/Delfine (última visita 13/06/2020). [7] Temas. (24 de enero de 2020). Wikipedia, La Enciclopedia Libre, https://it.wikipedia.org/wiki/Temi (última visita 13/06/2020). [8] Febe (titanide). (21 de junio de 2019). Wikipedia, The Free Encyclopedia, https://es.wikipedia.org/wiki/Febe_(titanide) (última visita 6/13/2020). [9] Nombres de los griegos. (5 de marzo de 2020). Wikipedia, La Enciclopedia Libre, https://it.wikipedia.org/wiki/Denominazioni_dei_Greci (última visita 13/06/2020). [10] Margaret Booty, La adivinación en la Antiguedad clásica [1] Augra VII, octubre-diciembre 2001. [11] Apolo. (20 de mayo de 2020). Wikipedia, La Enciclopedia Libre, https://it.wikipedia.org/wiki/Apollo (última visita 13/06/2020). [12] Templo de Apolo (Delfos). (3 de agosto de 2019). Wikipedia, The Free Encyclopedia, https://es.wikipedia.org/wiki/Tempio_di_Apollo_(Delphi) (última visita 6/13/2020). [13] El Oráculo de Delfos, el centro oracular más famoso y temido del mundo griego, Cronistoria, https://cronistoria.altervista.org/loracolo-di-delfi-il-piu-famoso-e-temuto-centro-oracolare-del-mondo-greco/ (última visita 13/06/2020). [14] Dodona. (2 de junio de 2019). Wikipedia, La Enciclopedia Libre, https://it.wikipedia.org/wiki/Dodona (última visita 13/06/2020). [15] Philippe Bohstrom, arqueólogos encuentran el primer oráculo antiguo a Apolo en Atenas, Haaretz, https://www.haaretz.com/archaeology/ancient-oracle-to-apollo-found-in-athens-1.5392711 (última visita 13/06/2020). [16] Vincenzo Crosio, Cuma y el culto del médico Apolo en los Campos Flegrei,Aquí CampiFregrei, https://www.quicampiflegrei.it/2019/11/10/cuma-e-il-culto-di-apollo-medico-nei-campi-flegrei/ (última visita 13/06/2020).

17 visualizzazioni0 commenti

Post recenti

Mostra tutti