• Andrea Nadir Orazi

Marte y el guerrero interior

Aggiornato il: 4 giu 2020

La pintura planetaria de Marte, forma parte de la colección de Arte Planetario. Esta serie se comenzó en los primeros meses de 2017 y es la línea principal que estoy realizando en este período de mi trabajo artístico. En realidad, la idea embrionaria de esta serie nació hace unos 7 años, cuando comencé a interesarme por la magia planetaria. En este período de tiempo, he centrado mi interés en estudiar los rituales relacionados con este tipo de trabajo esotérico, experimentando contacto con estos seres llamados espíritus olímpicos o planetarios.

En la magia planetaria se parte de que también los planetas, la luna y el sol tienen un espíritu que los gobierna, así como inteligencias y ángeles conectados a estas fuerzas. También se tienen en cuenta los 12 espíritus estelares (las 12 constelaciones del zodiaco). En la magia olímpica tradicional tomamos en cuenta los 7 Astros (recordemos que se refiere al concepto medieval de estrellas fijas, en el que los planetas eran considerados estrellas y se pensaba que incluso el sol y la luna estaban entre ellos).

También se refieren a los 7 cuerpos celestes conocidos en la Edad Media, la Luna, el Sol, Mercurio, Venus, Marte, Júpiter, Saturno. Deja, por tanto, fuera a los planetas recién descubiertos como Urano, Neptuno, Plutón.

Experimentando el trabajo con la magia planetaria, he comprobado que los espíritus de estos seres siderales están más presentes que nunca en nuestras vidas. Siguiendo los rituales, horarios y transiciones de estos gigantes, es posible entrar en una relación profunda con estos seres.

Volviendo a la pintura de Marte, este trabajo en particular me puso en contacto con el espíritu masculino, que en nuestra imaginación colectiva puede parecer brutal y "destructivo". Cuando pensamos en Marte, la primera idea que nos viene a la mente es la guerra, la batalla, la lucha. Pero este cuerpo celeste nos puede sorprender si tratamos de arañar debajo de su superficie, porque esconde una gran cantidad de fuerza física, la capacidad de levantarse después de una dura derrota o decepción, la capacidad de cuidar nuestro cuerpo y superar nuestras limitaciones físicas, nuestra capacidad natural de autodefensa y la defensa a los más débiles, así como la capacidad de defender a nuestra familia y los que amamos.

Cuando realicé esta pintura, esperé a que el planeta rojo estuviera en su casa en el signo de Aries y la el trabajo comenzó un martes, en el momento de Marte. Cuando dibujé el boceto, fue como si el ser que salió de él estuviera allí presente, solo tenía que trazar líneas invisibles que podía ver, gracias a la conexión con mi ojo interno.

Los colores asociados eran una mezcla de cobre y oro antiguo, de modo que creaba una especie de rojo metálico; ese rojo que recuerda mucho a la superficie del planeta Marte, que posee su fuerza, que despierta nuestros sentidos. Sentí una fuente clara y decidida de energía masculina generada por esta pintura, que penetró en mi carne como una lanza que me atravesó de lado a lado, y al mismo tiempo me hizo más fuerte.

Técnica mixta, Planeta Marte, Andrea Nadir Orazi. Sobre un lienzo circular de 30 cm de diámetro.

Traducción de Xoán C. Laxe


12 visualizzazioni0 commenti

Post recenti

Mostra tutti